Disfrimur, colabora con la ONG Makúa en proyectos que ayuden a mejorar la calidad de vida en el tercer mundo.

Los habitantes de Nampula, en Mozambique, ya disfrutan de un nuevo pozo que les permite tener acceso a agua limpia y segura. Además de las ventajas que ofrece a los vecinos la cercanía del pozo a sus casas, esta infraestructura contribuirá al desarrollo de la zona.

Disfrimur ha construido este nuevo pozo a través de su colaboración con Makúa, una ONG que nació en 1996 y que realiza proyectos de alimentación, educación y sanidad en países de África y América Central. Para agradecer la colaboración, el pozo contiene una placa conmemorativa con el nombre de la empresa.

Según Juan Jesús Sánchez, director general de Disfrimur, “Poner nuestros recursos al servicio de quienes más lo necesitan, y hacerlo respetando el medioambiente forma parte de nuestro compromiso social. Esta acción se enmarca dentro de uno de nuestros objetivos que es devolver a la sociedad parte de lo que recibimos de ella”.

Compártenos en las redes sociales: